La necesidad de una prevención específica

La prevención específica está orientada a las personas con factores de riesgo de drogodependencia, por ejemplo el trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH). No obstante, sólo Alemania y Suecia han adoptado medidas de prevención de las drogas dirigidas a jóvenes con TDAH. En Alemania, las estimaciones actuales de la prevalencia del TDAH indican que está afectada entre el 2 % y el 6 % de la población de 6 a 18 años, situándose como uno de los cuadros clínicos crónicos más comunes entre niños y jóvenes. En Suecia, la estrategia de prevención para estos niños incluye la formación cognitiva y social, y las metodologías se difunden mediante la formación de profesionales de la prevención. Dado que casi todos los niños en edad preescolar tienen acceso a la asistencia sanitaria primaria, y que la mayoría acuden a la escuela primaria, la mayor parte de los niños en situación de riesgo podrían detectarse mediante una selección sistemática, seguida de intervenciones individualizadas.

El plan de acción italiano se centra en gran medida en las condiciones psicopatológicas y los problemas graves de comportamiento de niños y adolescentes, que pueden llevar al consumo y abuso de drogas si se desatienden en su fase inicial. Algunos de los problemas detectados son de comportamiento, hiperactividad y déficit de atención, ansiedad acompañada de alteraciones del carácter, bulimia y obesidad psicógena, alteraciones de la personalidad, problemas de comunicación interpersonal, alteraciones por estrés postraumático, y ataques de pánico. Como respuesta se contemplan tanto los enfoques de prevención selectiva como los de prevención universal.